clock menu more-arrow no yes

Filed under:

El presente ofensivo de Víctor Víctor Mesa se torna preocupante

New, 1 comment

Luego de dos oportunidades en Doble A con los Marlins, el bateo del cubano ha quedado a deber en tal categoría.

St. Louis Cardinals v Miami Marlins Photo by Mark Brown/Getty Images

Cuando los Marlins anunciaron la firma de Víctor Víctor Mesa junto con su hermano Víctor Mesa Jr., algo estaba bien claro: no se trataba de un bateador que deslumbrara con su ofensiva. Era, al contrario, un buen corredor con habilidades defensivas superlativas en el jardín central. Y su paso por las Ligas Menores ha confirmado tales expectativas, incluso hasta un punto preocupante para la organización.

Es cierto que las mejores cualidades del cubano—la velocidad y la defensa—están listas para llevarlo a las Mayores. Pero su bateo ha fallado y fallado en las dos oportunidades que ha recibido Mesa en la categoría Doble A tanto en 2019 como en 2021, recordando que en 2020 no hubo campaña de Ligas Menores..

De hecho, en 48 juegos en la mencionada sucursal de los Marlins entre 2019 y esta temporada, tiene una línea ofensiva de .143/.214/.159 en 204 apariciones al plato, con solo tres extrabases, cinco impulsadas y 35 ponches. Todo esto acompañado de un pobre OPS de .373. Este año comenzó en Doble A, pero su ofensiva nunca reaccionó, a tal punto de batear para .059/.169/.059 en 13 encuentros entre junio y julio. Por tal razón, los Peces lo bajaron a Clase A alta.

Apenas luego de su descenso al Beloit Snappers, Víctor Víctor fue otro en el plato desde el 14 de julio. Contando desde la fecha citada, en 18 juegos, tiene al menos un hit en 16 compromisos y en total va de 77-25, con cinco dobletes, dos jonrones, 10 carreras producidas, 13 anotadas, seis bases por bolas, 13 ponches y trío de bases robadas. Sus buenos números van junto con una slash line de .325/.369/.468 y un OPS de .837.

La gran pregunta en el entorno del mayor de los Mesa es si podrá o no trasladar su ofensiva a una categoría superior, con el fin de llegar pronto a la Gran Carpa con Miami. ¿Podrá convertirse en un buen jardinero central defensivo siquiera con una ofensiva decente?

Esa es la interrogante preocupante en el presente Víctor Víctor, quien al no parar de batear en A+, podría recibir otro chance en Doble A antes de que finalice la campaña de las Menores. La realidad para él es que, con la sobrepoblación de outfielders que tienen los Marlins en el presente y para el futuro, debe demostrar que puede ser un bateador aceptable en los más altos niveles.

Mesa tiene 25 años de edad y una competencia férrea en la organización. Podría tener los días contados, por lo que le urge una mejora urgente para dar un salto de calidad en su joven carrera.